May 112014
 

 

Stitched Panorama

 

Vivimos al fulgor perenne

del tránsito fulminante.

La permanente aceleración

hacia la nada colectiva

nos vacía de sentimientos

atropellando sin contemplaciones

hasta la propia reflexión.

Detenerse y contemplar fascinado

el paisaje que surge en el horizonte

es la prueba más palpable

de la ingenuidad que todavía

alberga en las mentes inmaduras.

Más rápido, más rápido, más rápido.

El plácido ayer, no cabe en los bolsillos

fulgurantes de un presente sediento

de ser futuro perfecto.

Futuro perfecto de un subjuntivo

que nos devuelve al escenario real

de nuestra existencia.

Hubiéramos sido.

 

 

 Posted by at 12:01 pm